27 de septiembre de 2013

La vasija agrietada

«Practica la justicia y la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la delicadeza»
I Tim 6, 11

Cuento Indú de "La vasija agrietada" para tu reflexión...

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros.

Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente. Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque sólo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: “Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas sólo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”

El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: “Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino”.

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces: ¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?
Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza”.


La moraleja...

Todos tenemos defectos, debilidades y cualidades y debemos sacar provecho de todos ellos, nunca debemos sentirnos menos o más que otros, porque todos tenemos una meta que cumplir, un trabajo que hacer. Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas. Superarlas implica un trabajo personal profundo y comprometido.


Y el vídeo...


¿Y tú...?
Ahora comparte este blog con tus compañeros...

Comparte lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...

20 de septiembre de 2013

¡Shhh...! escucha, tengo una buena noticia. ¡Tienes unos talentos!

«Porque a todos el que tiene, se le dará y le sobrará...» Mt 25, 14-30

¡Tienes unos talentos!
Los talentos no sólo representan las pertenencias materiales, son también las cualidades que Dios nos ha dado a cada uno. 

Unos reciben cinco, otros dos, otros uno. Cada uno debe producir al máximo según lo que ha recibido por eso, en la parábola se felicita al que ha ganado dos talentos, porque ha obtenido unos frutos en proporción a lo que tenía. 

De igual manera se aplica a nosotros, según las posibilidades reales de cada uno. Hay personas que tienen gran capacidad de trabajo, otras son muy serviciales, otras, en cambio, son capaces de entregarse con heroísmo al cuidado de personas enfermas, los hay con una profesión, con un trabajo, con unos estudios, con una responsabilidad concreta en la sociedad...

También puede pasar que guardemos el talento y no produzcamos nada. A Jesús le duele enormemente esta actitud porque es una manifestación de pereza, dejadez, falta de interés y desprecio a quien te ha regalado el talento.


Vídeos para reflexionar...

Tienes posibilidades infinitas
Para E.S.O., Bachillerato y Magisterio.

Los talentos
Para E. Infantil y E. Primaria.




¿Y tú...?
Ahora comparte en este blog tu fe con tus compañeros...
  • ¿Qué haces con los que te han regalado?
  • ¿Qué cualidades han dado frutos?
  • ¿Cuántas veces has dejado sin hacer lo que debías?
Escribe la pregunta que más te guste y compartes lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...

9 de septiembre de 2013

Comenzamos un nuevo curso...

A lo largo del Curso pasado nos hemos estado preparando para vivir nuestra propia experiencia de Fe. Pedimos el don de la Fe, reflexionamos sobre ella, la confesamos en nuestras Iglesias, con nuestras familias, en nuestros ambientes, en nuestro Colegio, en la calle... para ahora, desde la experiencia con Jesús, poder transmitir SU BUENA NOTICIA.

La Iglesia nos invita a la Nueva Evangelización, percibimos con fuerza este reto. El Santo Padre Francisco nos anima y guía para comunicar hoy de manera eficaz la Buena Noticia.

El Papa nos da las pistas esenciales para la Evangelización:
  • 1.ª pista: JESÚS. ¡Es lo más importante! Sin Jesús no podemos seguir adelante, la cosa no funciona. Tendríamos que gritar: «¡Jesús, Jesús es el Señor y está entre nosotros!»
  • 2.ª pista: LA ORACIÓN. La oración no es sólo pedir. Nosotros creemos que tenemos que hablar, hablar, hablar… ¡No! Se trata de dejar que el Señor nos mire. Cuando Él nos mira, cuando leemos su Palabra, nos da fuerza, sentimos que Dios nos está agarrando de la mano. ¡Y así en toda nuestra vida! Dejarse guiar por Jesús.  Lo importante es Jesús y dejarse guiar por Él.
  • 3.ª pista: EL TESTIMONIO. La comunicación de la fe solo puede hacerse con el testimonio, y éste es el amor. No con nuestras ideas, sino con el Evangelio vivido en la propia existencia y que el Espíritu Santo hace que viva en nuestro interior.  El mundo está muy necesitado de testigos. No hablar mucho, sino hablar con toda la vida: ¡la coherencia de vida! 
Encontrarnos con JESÚS en la ORACIÓN nos lleva a dar TESTIMONIO de Él.

En este nuevo curso 2013-14, “ESCUCHEMOS LA BUENA NOTICIA” que  cada día se nos regala y da plenitud a nuestra vida.

¿Cómo acrecentar y fortalecer esta vida? Escuchando a Jesús y viviendo día a día su Evangelio.

Ponemos este objetivo “en manos de la Virgen María, catequista de Jesús en Nazaret, Maestra de la Fe, Animadora de la Esperanza y, sobre todo MADRE, TESTIMONIO VIVO DEL AMOR DE DIOS. Que Ella, experta en la acción del Espíritu Santo, nos aliente y acompañe en este Curso, viviendo contentos por dentro y contagiando por fuera la Belleza de la Fe”.