11 de mayo de 2015

Agata Mróz-Olszewska, God's great friend

Agata Mróz-Olszewska

Agata Mróz-Olszewska, polaca, nació el 7 de abril de 1982 y murió de leucemia el 4 de junio de 2008.

A los 17 años de edad, a Agata le diagnosticaron leucemia. Lejos de abatirse, superó la enfermedad y en poco tiempo ya era considerada la mejor deportista de Polonia y había sido dos veces campeona de Europa con el equipo nacional de voleibol. En España integró el equipo profesional CAV Murcia con el que ganó el título de la Superliga.

El 9 de junio de 2007 se casó con Jacek Olszewski. Su débil salud le impidió emprender el viaje de bodas, aunque le hizo más dichosa quedarse embarazada, noticia que le hizo sentir muy afortunada. Pocas semanas después, los médicos encontraron que la enfermedad se había agravado. Agata tomó entonces una decisión heroica: suspendió el trasplante de médula aconsejado por los médicos hasta que dio a luz a su hija Liliana.

Justo un año después de su boda, en la misma Iglesia, familiares, amigos y conocidos, celebraban su paso a la Casa del Padre. Siempre será recordada por su heroísmo en el deporte y su decisión para enfrentar la enfermedad.



¿Y tú...?
Ahora comparte en este blog tu buena noticia con tus compañeros...
  • ¿Antepones la defensa de la vida, los valores morales, la fortaleza ante las pruebas de la vida... a tus hobbies y diversiones?
Comparte lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...

6 de mayo de 2015

Santa Gianna Beretta Molla

Santa Gianna Beretta Molla

Sí a la vida. Esta es la opción fundamental de Gianna Beretta, nacida en 1922, fallecida a los 39 años víctima de un cáncer de útero. Siendo muy niña, acoge el don de la fe y la educación cristiana que recibe de sus padres. Para ella la vida es un don maravilloso de Dios, y se confía a su Providencia.

Desde su Primera Comunión, a los 5 años y medio, asiste y recibe asiduamente la Eucaristía, su luz y su apoyo en toda su vida, donde no faltarán dificultades y sufrimientos: cambios de colegio, mala salud, enfermedad y muerte de sus padres... Esto ayudó a Gianna a madurar en la fe y crecer en la virtud.

Estudia Medicina, abre una consulta y presta una atención particular a las madres, a los niños, a los ancianos y a los pobres. Es la “misión” que Dios le encomienda.

Se interroga sobre su porvenir, reza y pide oraciones para conocer la voluntad de Dios, que descubre en la llamada a la vida matrimonial con Pietro Moya, armonizando, con simplicidad y equilibrio, los deberes de madre y esposa, con los de médico y con la alegría de vivir.

Apenas iniciado su segundo embarazo, le comunican que padece un tumor de útero. Han de intervenir y suplica al cirujano que salve, a toda costa, la vida que lleva en su seno. Se confía a la oración. Ambas vidas se salvan.

Ella da gracias al Señor y pasa los siete meses antes del parto con incomparable fuerza y con plena dedicación a sus deberes de esposa, madre y médico. Pide al Señor que la criatura no nazca enferma.
Al llegar el alumbramiento, confiando como siempre en la Divina Providencia, pide a todos: “Si hay que decidir entre mi persona y el niño, no dudar: elegir al bebé”. El 21 de abril de 1962, dio a luz a Gianna Emanuela y siete días después, a pesar de todos los esfuerzos y tratamientos para salvar la vida de ambas, en medio de un dolor indecible y exclamando “Jesús te amo, Jesús te amo”, murió santamente.




¿Y tú...?
Ahora comparte en este blog tu buena noticia con tus compañeros...
  • ¿Qué es para ti defender la vida?
Comparte lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...