5 de noviembre de 2016

Amor al trabajo y corresponsabilidad. ¡A por todas! !Vamos!

Si hablamos de amor al prójimo, nos referimos a laboriosidad, empeño, dedicación. La corresponsabilidad es responsabilidad compartida.


Profundizamos

El amor al trabajo es uno de los valores más importantes que debemos aprender. Con él adquirimos cualidades como la laboriosidad, perfección en la tarea realizada, la puntualidad, la alegría, el optimismo, la justicia, etc. que nos hacen mejores y nos ayudan a mejorar las condiciones de vida de los demás.
La corresponsabilidad supone compartir una obligación o compromiso; tomar conciencia de que todo lo que se tenga y haga le afecta a los demás, y que lo que los demás hagan, afecta a todos, tanto para lo bueno como para lo malo. Es una actitud que refleja una forma de vivir en armonía con las personas que nos rodean; si la vivimos junto a otros, entre todos podremos afrontar los retos que se nos presenten a lo largo de la vida.



Somos permanentemente creados para ser creadores. Como a Jesús, Dios nos invita en este mundo a colaborar con Él para que la creación llegue a su plenitud. Dios necesita de nuestros laboratorios y de nuestras manos. Él nos ofrece el futuro de la creación y de la historia, pero este futuro tiene que pasar por nuestra persona, poner en juego nuestras mejores posibilidades y salir a la realidad llevando nuestra huella y la de Dios inseparablemente unidas.
Mirando a Jesús se despertará nuestro deseo para no quedarnos conformes con cualquier cosa más o menos buena que podamos hacer, sino que busquemos realizar lo máximo posible.

Aprendiendo de Madre Carmen


Pido al Espíritu Santo me ilumine diariamente.
Madre Carmen, pensamiento 14. 

Adelantad cada día más y más en la virtud. 
Madre Carmen, pensamiento 86.

Ante una petición de ayuda para hacerse cargo de la educación de un grupo de niñas, Madre Carmen y sus Hermanas responden con prontitud. Los comienzos se presentan muy difíciles, pero, al fin y al cabo, trabajo, incomodidad, pobreza… son sinónimos de franciscanismo cuando van sellados con la oración, el amor y la alegría*
• Podría haber rechazado la propuesta. 
• Podría haber esperado a que desaparecieran las dificultades para dar el paso. 
• Podría no haberse interesado por estas niñas.
• Podría…
Pero eligió… aceptar, porque sabe que no está sola: cuenta siempre con la ayuda de Dios y con el apoyo de sus Hermanas.“Aceptar siempre, cuando es Dios quien está a la vista. Aceptar y actuar con la misma sencillez en las cosas grandes que en las pequeñas. Este es el sello de Madre Carmen, la constante que se mantiene en todas sus obras”.

*Amor, humildad y fortaleza, 1.ª Ed. pág. 414 · 2.ª Ed. pág. 410. En busca de la Sabiduría, cap. “Volcada a los hermanos”.

¿Y tú...?

¿Cómo respondes ante una petición de ayuda en tu entorno?
En tus trabajos, ¿cuentas con Dios, le pides ayuda, le ofreces…? ¿y con tus hermanos? ¿Te das cuenta de que lo que haces o dejas de hacer afecta a los demás?

Comparte lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...