2 de enero de 2017

La Paz y el Bien. ¡Ten confianza!

Paz es la relación de armonía entre las personas, sin enfrentamientos ni conflictos. En el cristianismo, sentimiento de armonía interior que reciben de Dios los creyentes.
Las bondad es la disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme.

Profundizamos

La paz es el fruto de saber escuchar, de entender las necesidades de los demás antes de las propias. Es un valor que surge dentro de nosotros mismos y debemos alimentarlo día a día. Es el resultado de una buena convivencia entre las personas.
Los buenos se distinguen por su fuerte personalidad, la cual se traduce en vivir con energía y optimismo, y se refleja en su cálida sonrisa y los sentimientos de confianza, cariño y respeto que infunden a su alrededor. Pero no basta con “ser bueno”, hay que hacer el bien; ni basta con “ser bueno” y hacer el bien, hay que ser santo.

Si te decides a trabajar por la paz y el bien recuerda que has de ser una persona dialogante, aceptar a los demás como son, aprender a resolver pacíficamente los conflictos; dejar atrás el egoísmo y el deseo de sobresalir.
“Paz y Bien” es el saludo hoy generalizado entre los franciscanos, su lema y distintivo, heredado de san Francisco. Habla de un estilo, de una manera de entender la vida: “Que la paz que anunciáis de palabra, la tengáis, y en mayor medida, en vuestros corazones” (San Francisco de Asís).

Aprendiendo de Madre Carmen


Confío en Dios que de todo me sacará en paz.
Madre Carmen, pensamiento 55. 
Dios nos sacará con bien.
Madre Carmen, pensamiento 58. 

1873 era un año de revueltas en lo político y en lo social. Entre las provincias más agitadas destacó Málaga. En Antequera, los revolucionarios se adueñaron de la calle.
Hubo temor en los conventos de monjas; en las Agustinas de “Madre de Dios”, quedó una de ellas imposibilitada por enfermedad. Y Dña. Carmen, con valentía y decisión, salió al paso.*
• Podría haberse quedado tranquila. 
• Podría haber enviado a alguien para no ir ella.• Podría haber tenido miedo.
• Podría…
Pero eligió… “complicarse la vida”. Con mansedumbre y decisión, hizo las gestiones debidas para asegurar la paz a la Hermana. Dña. Carmen regresó a su casa sin ser molestada; todos conocían su bondad y obras de misericordia.

*Amor, humildad y fortaleza, 1.ª Ed. pág. 160 · 2.ª Ed. pág. 152. En busca de la Sabiduría, cap. “Volcada a los hermanos”.

¿Y tú...?

¿Eres portador de paz: con tus hermanos, con tus compañeros, con tus vecinos...? ¿En qué se nota?
¿En qué se concreta tu deseo de ser bueno?

Comparte lo que piensas publicando un comentario en esta entrada...