1 de abril de 2021

Up! ¡aquí estoy! · Abril 2021 · «¡Soy único!»


Cada uno somos únicos e irrepetibles. Cuando Dios nos creó se rompió el molde. Puso en nosotros dones, cualidades, capacidades. Quiere que estemos contentos con nosotros mismos, que admiremos la creación, su creación, viendo a cada persona, compartiendo entre nosotros todo eso bueno que vemos en el otro, en mis amigos, en mi familia, en la vecina de al lado, en el que no conozco, pero que me regala una sonrisa, un gesto de ayuda, una mirada...


¿Soy capaz de ver en mí todo lo bueno que Dios me ha dado?

No te pierdas el siguiente vídeo...





  • ¿Cómo voy dirigiendo mis pasos?
  • ¿Cuál es el mejor camino para mí?
  • ¿Cómo puedo romper la rutina de mis pasos?
  • ¿Quiero saber realmente quién soy?
  • ¿Necesito empezar a caminar de nuevo? ¿Cómo puedo hacerlo?


115. [...] «Para Él realmente eres valioso, no eres insignificante, le importas, porque eres obra de sus manos. Por eso te presta atención y te recuerda con cariño. Tienes que confiar en el recuerdo de Dios: su memoria no es un “disco duro” que registra y almacena todos nuestros datos; su memoria es un corazón tierno de compasión». [...]

129. [...] «Si te dejas amar y salvar por Él; si entras en amistad con Él y empiezas a conversar con Cristo vivo sobre las cosas concretas de tu vida, esa será la experiencia fundamental que sostendrá tu vida cristiana. [...] Porque no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva».




Dios Padre Bueno, guíame, acompáñame en mi caminar, hacia la felicidad plena Contigo. No dejes Señor que me detenga en el camino emprendido. Enséñame a seguir esperando aunque no vea resultados; a seguir trabajando con paciencia a pesar de los fracasos. 
 
En el camino de la conversión he de ir desprendiéndome de todo lo que me pesa y me hace fatigoso el caminar. Pero creo, Señor, que Tú conoces mis anhelos y no dejarás mi vida infecunda. Amén.



Y tú, ¿eres capaz de ver en ti todo lo bueno que Dios de ha dado?
Escribe tu comentario.


19 de marzo de 2021

Up! ¡aquí estoy! · En camino con San José


Puedes descargar desde aquí el pdf con la oración a San José o rezarla desde el blog.
 


Oración a San José

San José, tú que a pesar de tus inseguridades personales supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios, tan pronto como supiste de él, ayúdame a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar a lo que el Señor me pida.

Se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». [...] Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

Mt 1, 20b-21. 24


Oramos con las virtudes de SAN JOSÉ

A cada letanía respondemos: ruega por nosotros

Tú que, en el Silencio, acogiste la Palabra del Señor, ruega por nosotros.
Tú, que dijiste Aquí estoy al sueño de Dios, ruega por nosotros.
Tú que, Negándote a ti mismo, hallaste en Jesús tu mayor tesoro, ruega por nosotros.
Tú que, como hombre Justo, viviste buscando el Bien y la Verdad, ruega por nosotros.
Tú que, en la Obediencia, experimentaste la fuerza en la debilidad, ruega por nosotros.
Tú, que en tu Sencillez, formaste una familia desde el Amor y el sacrificio, 
ruega por nosotros.
Tú, que Entregaste tu vida al cuidado de Jesús y María, ruega por nosotros.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de San José.

Oración

Salve, custodio del Redentor
y esposo de la Virgen María.

A ti Dios confió a su Hijo,
en ti María deposito su confianza,
contigo Cristo se forjó como hombre.

Oh, bienaventurado José,
muéstrate padre también a nosotros
y guíanos en el camino de la vida.

Concédenos gracia, misericordia y valentía,
y defiéndenos de todo mal.

Amén

(PATRIS CORDE)




Puedes descargar desde aquí el pdf con la oración a San José o rezarla desde el blog. 

Imagen en el móvil: San José, de Raúl Berzosa

1 de marzo de 2021

Up! ¡aquí estoy! · Marzo 2021 · «Desde la misión»


Tenemos que empezar a pensar de otra manera: poner en el centro las necesidades de cualquier persona en cualquier rincón de la tierra. Esto supondrá tomar algunas decisiones difíciles: dejar nuestra casa y a las personas a las que queremos, para ser enviados por el mundo entero. La misión que Jesús nos ofrece es grande: ir a todos los pueblos a anunciar la Buena Noticia.

Con la ayuda de los misioneros llegamos a los lugares más insospechados.
Así, los sacerdotes, profesores, religiosos, médicos, familias..., son todos misioneros: los que llegan más lejos que cualquier otra institución. Hay mucha gente a la que Jesús quiere llegar. Hay muchos que ya están esperándole.

La misión también puede esperarte a ti. Jesús te necesita misionero.


¿Ayudo con mi colaboración y oración a las campañas misioneras?

No te pierdas el siguiente vídeo...





  • ¿Eres consciente y valoras el servicio que prestan los misioneros?
  • ¿Te interesas por quienes te rodean y les ofreces ayuda?
  • Di tres virtudes que consideres esenciales en un misionero.
  • Piensa en una acción concreta con la que tú vas a comprometerte a colaborar para responder a la misión que el Señor te encomienda ahora


253. [...] Somos llamados por el Señor a participar en su obra creadora, prestando nuestro aporte al bien común a partir de las capacidades que recibimos.

254. Esta vocación misionera tiene que ver con nuestro servicio a los demás. Porque nuestra vida en la tierra alcanza su plenitud cuando se convierte en ofrenda. Recuerdo que «la misión en el corazón del pueblo no es una parte de mi vida, o un adorno que me puedo quitar; no es un apéndice o un momento más de la existencia. Es algo que yo no puedo arrancar de mi ser si no quiero destruirme. Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo». [...]




Dios y Señor nuestro, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, envía a tu Iglesia obreros que anuncien el Evangelio a todas  las naciones. 
Amén.
Y tú, ¿ayudas con tu colaboración y oración a las campañas misioneras?
Escribe tu comentario.


1 de febrero de 2021

Up! ¡aquí estoy! · Febrero 2021 · «Desde el sacerdocio»


Dios elige a algunas personas a las que capacita para construir los puentes necesarios para que Dios se comunique con nosotros y nosotros con Dios. El sacerdote se convierte así en el mejor puente que nos pone en relación con el cielo.

El sacerdote acoge, sirve e intenta alegrar a todos, desde los más pequeños a los más ancianos... Ayuda al nacimiento de nuevos cristianos poniendo la vida de Dios en los que reciben el bautismo. Enseña la fe a quienes quieran escucharla. Penetra todos los secretos y perdona todas las ofensas. Conduce a las comunidades para que se encuentren con el Señor. Con ellos celebra y ora.

Y en la soledad con Jesús va encontrando aliento para tratar de identificarse con Él y continuar siendo puente, siendo expresión del Señor en la tierra, de modo que cuando le miren puedan saber que Dios está cerca de ellos, que les quiere y acompaña. El sacerdote ayuda a que muchos se acerquen a Dios.


Si Jesús así lo soñara para ti, ¿quieres ser puente entre Dios y los hombres?

No te pierdas el siguiente vídeo...





  • Escribe el nombre de algún sacerdote que viva esta entrega.
  • ¿Rezas por los sacerdotes? Proponte un momento del día para hacerlo.
  • ¿Qué conoces de tu párroco? Investiga sobre su día a día.
  • ¿Qué le preguntarías a un sacerdote?
  • ¿Qué admiras de él, de su vida?
  • ¿Qué es para ti un sacerdote?


99. [...] Merece un especial reconocimiento «el empeño sincero de innumerables laicos, SACERDOTES, consagrados y obispos que cada día se entregan con honestidad y dedicación al servicio de los jóvenes. Su obra es un gran bosque que crece sin hacer ruido». [...]

274. [...] Podemos atrevernos, y debemos hacerlo, a decirle a cada joven que se pregunte por la posibilidad de seguir este camino.




Oh Dios, que constituiste a tu Hijo Jesucristo sumo y eterno sacerdote, te rogamos que cuantos fueron elegidos por Cristo como ministros de tus misterios, se mantengan siempre fieles en el cumplimiento de su servicio.
Amén.

Y tú, si Jesús así lo soñara para ti, ¿serías puente entre Dios y los hombres?
Escribe tu comentario.


1 de enero de 2021

Up! ¡aquí estoy! · Enero 2021 · «Desde la vida consagrada»


La Iglesia es un Reino, en el que algunas personas sirven a todo el conjunto en misiones indispensables.

Pero... ¿sabes quién está detrás de todos ellos? Es Jesús, es su aliento, es el que les hace encontrarse con cada uno. Sus acciones no son aisladas, servicios puntuales, sino que el Señor les ha pedido que empeñen su vida enteramente en su nombre, orando, sirviendo, amando...

Son muchos los hombres y mujeres que entregan su vida en la acción o la contemplación en formas de lo más variado. Ellos consagran cada segundo a su misión, con exclusividad. Y con ello edifican la Iglesia en el mundo entero y por el bien de todas sus gentes.

¡Qué mejor que entregar la vida enteramente a Dios que es su dueño!


¿Eres capaz de entregarle algo a Dios?

No te pierdas el siguiente vídeo...





  • Piensa en un consagrado que conozcas. ¿Qué es lo que más admiras de él?
  • ¿Crees que es importante la labor que realizan los consagrados? ¿Por qué? 
  • ¿En qué cambiaría el mundo si no «existieran»?
  • ¿Te has planteado alguna vez dónde estarías hoy si Madre Carmen no hubiera respondido «sí» a la llamada de Dios?


276. En el discernimiento de una vocación no hay que descartar la posibilidad de consagrarse a Dios en el sacerdocio, en la VIDA RELIGIOSA o en otras formas de consagración. ¿Por qué excluirlo? Ten la certeza de que, si reconoces un llamado de Dios y lo sigues, eso será lo que te hará pleno. 

277. Jesús camina entre nosotros como lo hacía en Galilea. Él pasa por nuestras calles, se detiene y nos mira a los ojos, sin prisa. Su llamado es atractivo, es fascinante. [...]




Dios nuestro, concede a quienes dejaron todo, siguiendo a Cristo, para entregarse plenamente a ti, que te sirvan fielmente y amen a los hermanos con espíritu de pobreza y corazón humilde. 
Amén.



Y tú, ¿qué eres capaz de entregarle a Dios?
Escribe tu comentario.


8 de diciembre de 2020

Día 9 · Novena a la Inmaculada Concepción · En camino con María

Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con el día 9 de la novena o rezarla desde el blog.
 


Oración: Bendita sea tu pureza...

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco, en este día, alma vida y corazón.
Mírame con compasión, no me dejes,
Madre mía. Amén.

A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?». Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén.

Lc 24, 31-33

Estaban alegres, contentos, porque se había quedado con ellos. Pero todavía tenía que venir algo mejor. Fue en el momento de partir el pan y bendecirlo. Se les iluminó la cara, se les abrieron los ojos y se vinieron abajo las dudas, los miedos, las faltas de esperanza... Su vida comenzó a ser otra. Y no lo dudaron, volvieron a contarlo, a testimoniarlo. Ahora sí sabían hacia dónde caminar. Y con paso firme, alegre, esperanzado…

Amigo: cuando uno se da de cara con aquello que va más allá de un sentimiento, que va más allá de un simple elegir, sino que es la respuesta a tus deseos más profundos de felicidad, está claro que la vida te cambia. Y cuando lo descubres, te falta tiempo y espacio para salir a todos lados a contarlo a mostrarlo.

La Inmaculada Joven, María, quiere ser ese ejemplo para ti. Quiere mostrarte cómo ese ‘Sí’, cambió su vida, dio sentido a su existencia, le llenó de plenitud, dio respuesta a sus deseos de felicidad. ¿Y tu ‘sí’? No tengas ningún miedo a mirar cara a cara lo que Dios quiere para ti. María tras su ‘sí’, salió a estar con su prima Isabel, se puso en camino hasta Belén, acompañó a su Hijo en todo momento, hasta en el camino de la Cruz. Siempre en camino, siempre mostrando la Vida. Amigo, ahora te toca a ti. Sé valiente. El Señor tiene para ti algo grande. Vívelo y ve al mundo entero a testimoniarlo.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de la Inmaculada Joven,
y un Ave María.

Oración: La Inmaculada Joven

María Inmaculada,
Madre joven y 
Madre de la juventud.

Acoge las oraciones de 
todos los jóvenes que 
nos ponemos ante Ti.

Acoge nuestras dudas, 
acoge nuestras dificultades,
acoge nuestra fe.

Somos la esperanza en el presente de la Iglesia,
somos el rostro que tiene que hacer visible
la misericordia de Dios en nuestro mundo.

Si Tú nos acompañas, 
no caminaremos nunca solos.
Gracias, Madre.

Amén


Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con la oración: «La Inmaculada Joven».

Textos de Raúl Tinajero

7 de diciembre de 2020

Día 8 · Novena a la Inmaculada Concepción · En camino con María

Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con el día 8 de la novena o rezarla desde el blog.
 


Oración: Bendita sea tu pureza...

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco, en este día, alma vida y corazón.
Mírame con compasión, no me dejes,
Madre mía. Amén.

Entró, pues, y se quedó con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando.

Lc 24, 30

Qué alegría y paz pudieron percibir en aquel momento, cuando accedió a entrar y a sentarse a su mesa. Podían seguir recibiendo sus palabras y su presencia, que les daba serenidad ante lo vivido. No acaban de ver, no acaban de aclarar sus dudas, pero aquello les daba sosiego, calmaba sus nervios. Y no solo se sentó con ellos, sino que tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio, a cada uno, como ocurrió unos días antes. Sus ojos, sus corazones, comenzaban a temblar, pero no de duda, ni de miedo, sino de luz, de esperanza, de vida…

Amigo: ¿alguna vez has encontrado esa serenidad, esa paz?, ¿lo buscas? ¿Eres consciente de todo lo que hay a tu alrededor? ¡Tantas cosas buenas! y, a veces, tan mal utilizadas. Pero ahí es donde tienes que ver con quién te sientas a la mesa. No valen engaños, ni falsas promesas. Ahí te revelas. Quieres sinceridad, vida, alegría, esperanza..., eres joven. Él quiere bendecir tu pan, tu vida, y también ofrecerla; ofrecerla, sí, ofrecerla como la suya. Comparte su mesa, tu mesa.

María, la Inmaculada siempre joven, entiende de tus búsquedas, de tus silencios, de tus miradas. Entiende que te agotes de engaños, de falsedades. Entiende que te reveles. Y como te entiende, Ella quiere que te sientes a la mesa, que compartas el banquete. Ahí encontrarás lo que buscas, respuestas verdaderas... que comprometen.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de la Inmaculada Joven,
y un Ave María.

Oración: La Inmaculada Joven

María Inmaculada,
Madre joven y 
Madre de la juventud.

Acoge las oraciones de 
todos los jóvenes que 
nos ponemos ante Ti.

Acoge nuestras dudas, 
acoge nuestras dificultades,
acoge nuestra fe.

Somos la esperanza en el presente de la Iglesia,
somos el rostro que tiene que hacer visible
la misericordia de Dios en nuestro mundo.

Si Tú nos acompañas, 
no caminaremos nunca solos.
Gracias, Madre.

Amén


Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con la oración: «La Inmaculada Joven».

Textos de Raúl Tinajero

6 de diciembre de 2020

Día 7 · Novena a la Inmaculada Concepción · En camino con María

Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con el día 7 de la novena o rezarla desde el blog.
 


Oración: Bendita sea tu pureza...

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco, en este día, alma vida y corazón.
Mírame con compasión, no me dejes,
Madre mía. Amén.

Llegaron cerca de la aldea adonde iban y él simuló que iba a seguir caminando; pero ellos lo apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída». Y entró para quedarse con ellos.

Lc 24, 28-29

Han llegado a casa. Pero eso ahora no es lo principal. Ni lo es que se haya hecho de noche. Lo que desean es que el acompañante del camino siga con ellos. Que no se marche. Que siga contándoles. Quieren seguir escuchándole. Es como si sus desconsuelos, sus desesperanzas, hubieran pasado a un segundo plano. No saben el porqué, pero están muy bien a su lado y escuchándolo.

Amigo: tú sabes perfectamente que cuando algo da respuesta a tu deseo de felicidad, lo buscas y lo cuidas. Y eso te exige en tu vida, lo pones como prioritario y te esfuerzas en que crezca cada día. Como joven estás en búsqueda continua. Y son muchas las ventanas con aire fresco que se abren ante ti. No te conformes con cualquiera; sigue buscando y si lo encuentras... invítale a entrar en tu vida, no le dejes escapar.

María con su ‘Sí’, abrió su corazón al Amor, a la Vida, a la Felicidad. Pero no solo para ella, sino para toda la humanidad; para ti también. Ahora te toca a ti. Lo sabes, aunque te cueste y puedas sentirte extraño entre los tuyos. Te toca descubrir lo que Ella nos enseñó en su ‘sí’. Te toca ser valiente y dejarle que entre en tu casa, en tu vida.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de la Inmaculada Joven,
y un Ave María.

Oración: La Inmaculada Joven

María Inmaculada,
Madre joven y 
Madre de la juventud.

Acoge las oraciones de 
todos los jóvenes que 
nos ponemos ante Ti.

Acoge nuestras dudas, 
acoge nuestras dificultades,
acoge nuestra fe.

Somos la esperanza en el presente de la Iglesia,
somos el rostro que tiene que hacer visible
la misericordia de Dios en nuestro mundo.

Si Tú nos acompañas, 
no caminaremos nunca solos.
Gracias, Madre.

Amén


Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con la oración: «La Inmaculada Joven».

Textos de Raúl Tinajero

5 de diciembre de 2020

Día 6 · Novena a la Inmaculada Concepción · En camino con María

Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con el día 6 de la novena o rezarla desde el blog.
 


Oración: Bendita sea tu pureza...

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco, en este día, alma vida y corazón.
Mírame con compasión, no me dejes,
Madre mía. Amén.

Él les dijo: «¿No era necesario que el Mesías padeciera esto y entrara así en su gloria?». Y, comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les explicó lo que se refería a él en todas las Escrituras.

Lc 24, 26-27

Y fue en ese momento cuando el que siempre había estado en su camino, el que salió a su encuentro, pronunció las primeras palabras. Palabras que podrían plantear más dudas en los dos caminantes. Pero palabras que les hizo reaccionar; que les hizo levantar la mirada. Volver a mirar al frente, recordando lo valioso de lo que habían vivido durante esos años y el porqué de todo ello. Las dudas seguían... pero de otra manera.

Amigo: seguro que has experimentado, en muchas ocasiones, cómo las palabras de algún amigo o familiar o un acontecimiento que has vivido te han hecho reaccionar. No es que te hayan dado soluciones, pero sí te han dado luz para comenzar a mirar las cosas de otra manera, con más esperanza.

María te invita hoy a que reacciones, a que levantes la mirada, a que te dejes mirar. María quiere decirte que Ella ante la Cruz, en el dolor, siempre vio esperanza. Ahora te pide que le escuches, porque Él te escucha siempre. Lo que tenga que venir, vendrá, pero ahora escúchale. Escucha su Palabra.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de la Inmaculada Joven,
y un Ave María.

Oración: La Inmaculada Joven

María Inmaculada,
Madre joven y 
Madre de la juventud.

Acoge las oraciones de 
todos los jóvenes que 
nos ponemos ante Ti.

Acoge nuestras dudas, 
acoge nuestras dificultades,
acoge nuestra fe.

Somos la esperanza en el presente de la Iglesia,
somos el rostro que tiene que hacer visible
la misericordia de Dios en nuestro mundo.

Si Tú nos acompañas, 
no caminaremos nunca solos.
Gracias, Madre.

Amén


Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con la oración: «La Inmaculada Joven».

Textos de Raúl Tinajero