1 de febrero de 2020

Up! ¡manos a la obra! · Febrero 2020 · "Desde la familia"


La cosa va de anillos. Pero no como el de la película que servía para controlar a los demás. Estos anillos no se parecen en nada... Sus anillos no controlan a nadie, sino que comprometen a cuidar de la otra persona.
Algunos han pensado que con el matrimonio seremos tan felices como nos haga la otra persona. Sin embargo, el objetivo es pensar en el otro para hacerle feliz. Es solo entonces cuando se vive esta vocación. Los cuidados dedicados a la única persona de tu vida desde el primer día, a pesar de las dificultades, querrás mantenerlos siempre, y permanecerán dando frutos hasta el último.

¿Colaboras en el cuidado de tu familia?




  • ¿Cómo ayudas en tu familia a que reine la paz y el amor?
  • ¿Compartes con tu familia tus problemas, preocupaciones, alegrías, logros…? 
  • ¿Qué pedirías para tu familia?
  • ¿Qué persona de tu familia ha sido la que más te ha enseñado de la vida?
  • ¿Buscas momentos para estar con tu familia o te aislas?
  • Escribe cinco propósitos para cuidar a tu familia. 


Dios nuestro,
tú quisiste que la familia tuviera en ti su firme fundamento;
escucha con bondad nuestras oraciones y concédenos vivir 
en nuestros hogares las virtudes 
y el amor de la Sagrada Familia 
de tu Hijo unigénito, y así llegar 
a gozar de los premios eternos 
en la casa del cielo. 
Amén. 

260. [...] «Dos cristianos que se casan han reconocido en su historia de amor la llamada del Señor, la vocación a formar de dos, hombre y mujer, una sola carne, una sola vida. Y el Sacramento del matrimonio envuelve este amor con la gracia de Dios, lo enraíza en Dios mismo. Con este don, con la certeza de esta llamada, se puede partir seguros, no se tiene miedo de nada, se puede afrontar todo, ¡juntos!»

262. [...] «La familia sigue siendo el principal punto de referencia para los jóvenes. Los hijos aprecian el amor y el cuidado de los padres, dan importancia a los vínculos familiares y esperan lograr a su vez formar una familia. [...]».

¿Cuál es tu ruta? ¿Nos lo cuentas?

6 de enero de 2020

Up! ¡manos a la obra! · Enero 2020 · "Las 5 rutas"

Cada persona tiene un camino singular que recorrer hasta saber cuál es la vocación personal que configure su vida buscando realizar la voluntad de Dios.
Abre el abanico de las cinco rutas. No importa lo complicado que parezca el camino. Si has cuidado las tres claves (querer, servir y orar) no hay temor a equivocarte: estás bien preparado para elegir tu ruta.
Cada vocación es única y todos necesitamos de ella. No puede faltar ninguna pieza del puzzle para que quede completo.

¿Piensas que esto es para ti?




  • ¿Conoces lo que alegra o entristece tu corazón?
  • ¿Cuáles son tus fortalezas y tus debilidades? 
  • ¿Cómo puedes servir mejor y ser más útil al mundo y a la Iglesia?
  • ¿Cuál es tu lugar en esta tierra?
  • ¿Qué podrías ofrecer a la sociedad?  
  • ¿Tienes las capacidades necesarias para prestar ese servicio? 
  • ¿Podrías adquirirlas y desarrollarlas?


Oh alto y glorioso Dios!
Ilumina las tinieblas de mi corazón. 
Dame fe recta, esperanza cierta, caridad perfecta; 
sentido y conocimiento, Señor, para cumplir tu santo y veraz mandamiento. 
Amén. 
Oración de San Francisco de Asís ante el Crucifijo de San Damián. 

294. [...] Más allá de lo que siente y piensa en el presente y de lo que ha hecho en el pasado, la atención se orienta hacia lo que quisiera ser. A veces esto implica que la persona no mire tanto lo que le gusta, sus deseos superficiales, sino lo que más agrada al Señor, su proyecto para la propia vida que se expresa en una inclinación del corazón, más allá de la cáscara de los gustos y sentimientos. Esta escucha es atención a la intención última, que es la que en definitiva decide la vida, [...] porque existe Alguien como Jesús que entiende y valora esta intención última del corazón. Por eso Él está siempre dispuesto a ayudar a cada uno para que la reconozca, y para ello le basta que alguien le diga: «¡Señor, sálvame! ¡Ten misericordia de mí!».

¿Cuál es tu ruta? ¿Nos lo cuentas?