8 de diciembre de 2020

Día 9 · Novena a la Inmaculada Concepción · En camino con María

Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con el día 9 de la novena o rezarla desde el blog.
 


Oración: Bendita sea tu pureza...

Bendita sea tu pureza, y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti celestial Princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco, en este día, alma vida y corazón.
Mírame con compasión, no me dejes,
Madre mía. Amén.

A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció de su vista. Y se dijeron el uno al otro: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?». Y, levantándose en aquel momento, se volvieron a Jerusalén.

Lc 24, 31-33

Estaban alegres, contentos, porque se había quedado con ellos. Pero todavía tenía que venir algo mejor. Fue en el momento de partir el pan y bendecirlo. Se les iluminó la cara, se les abrieron los ojos y se vinieron abajo las dudas, los miedos, las faltas de esperanza... Su vida comenzó a ser otra. Y no lo dudaron, volvieron a contarlo, a testimoniarlo. Ahora sí sabían hacia dónde caminar. Y con paso firme, alegre, esperanzado…

Amigo: cuando uno se da de cara con aquello que va más allá de un sentimiento, que va más allá de un simple elegir, sino que es la respuesta a tus deseos más profundos de felicidad, está claro que la vida te cambia. Y cuando lo descubres, te falta tiempo y espacio para salir a todos lados a contarlo a mostrarlo.

La Inmaculada Joven, María, quiere ser ese ejemplo para ti. Quiere mostrarte cómo ese ‘Sí’, cambió su vida, dio sentido a su existencia, le llenó de plenitud, dio respuesta a sus deseos de felicidad. ¿Y tu ‘sí’? No tengas ningún miedo a mirar cara a cara lo que Dios quiere para ti. María tras su ‘sí’, salió a estar con su prima Isabel, se puso en camino hasta Belén, acompañó a su Hijo en todo momento, hasta en el camino de la Cruz. Siempre en camino, siempre mostrando la Vida. Amigo, ahora te toca a ti. Sé valiente. El Señor tiene para ti algo grande. Vívelo y ve al mundo entero a testimoniarlo.

 

Pisa fuerte y deja huella




Ahora, te invito a un momento de silencio,
a que reces la oración de la Inmaculada Joven,
y un Ave María.

Oración: La Inmaculada Joven

María Inmaculada,
Madre joven y 
Madre de la juventud.

Acoge las oraciones de 
todos los jóvenes que 
nos ponemos ante Ti.

Acoge nuestras dudas, 
acoge nuestras dificultades,
acoge nuestra fe.

Somos la esperanza en el presente de la Iglesia,
somos el rostro que tiene que hacer visible
la misericordia de Dios en nuestro mundo.

Si Tú nos acompañas, 
no caminaremos nunca solos.
Gracias, Madre.

Amén


Puedes descargar desde aquí el archivo pdf con la oración: «La Inmaculada Joven».

Textos de Raúl Tinajero

0 comentarios :

Publicar un comentario

Participa con tu comentario en... «Tu agenda en familia»