1 de abril de 2021

Up! ¡aquí estoy! · Abril 2021 · «¡Soy único!»


Cada uno somos únicos e irrepetibles. Cuando Dios nos creó se rompió el molde. Puso en nosotros dones, cualidades, capacidades. Quiere que estemos contentos con nosotros mismos, que admiremos la creación, su creación, viendo a cada persona, compartiendo entre nosotros todo eso bueno que vemos en el otro, en mis amigos, en mi familia, en la vecina de al lado, en el que no conozco, pero que me regala una sonrisa, un gesto de ayuda, una mirada...


¿Soy capaz de ver en mí todo lo bueno que Dios me ha dado?

No te pierdas el siguiente vídeo...





  • ¿Cómo voy dirigiendo mis pasos?
  • ¿Cuál es el mejor camino para mí?
  • ¿Cómo puedo romper la rutina de mis pasos?
  • ¿Quiero saber realmente quién soy?
  • ¿Necesito empezar a caminar de nuevo? ¿Cómo puedo hacerlo?


115. [...] «Para Él realmente eres valioso, no eres insignificante, le importas, porque eres obra de sus manos. Por eso te presta atención y te recuerda con cariño. Tienes que confiar en el recuerdo de Dios: su memoria no es un “disco duro” que registra y almacena todos nuestros datos; su memoria es un corazón tierno de compasión». [...]

129. [...] «Si te dejas amar y salvar por Él; si entras en amistad con Él y empiezas a conversar con Cristo vivo sobre las cosas concretas de tu vida, esa será la experiencia fundamental que sostendrá tu vida cristiana. [...] Porque no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva».




Dios Padre Bueno, guíame, acompáñame en mi caminar, hacia la felicidad plena Contigo. No dejes Señor que me detenga en el camino emprendido. Enséñame a seguir esperando aunque no vea resultados; a seguir trabajando con paciencia a pesar de los fracasos. 
 
En el camino de la conversión he de ir desprendiéndome de todo lo que me pesa y me hace fatigoso el caminar. Pero creo, Señor, que Tú conoces mis anhelos y no dejarás mi vida infecunda. Amén.



Y tú, ¿eres capaz de ver en ti todo lo bueno que Dios de ha dado?
Escribe tu comentario.